[Alberto Zuazo]

Punto aparte

Obrajes necesita atención municipal


Obrajes es una de las zonas más estimables de la ciudad de La Paz. Sus antecedentes pre y post coloniaje la sitúan en un lugar histórico. En esos lejanos tiempos, hablar de Obrajes era decir que eran los brazos y el corazón económico de la urbe, pues en esta área se asentaba la actividad artesanal, predecesora de la industrialización.

La actividad productiva de Obrajes era, más o menos, el sostén económico de La Paz, donde indígenas y luego criollos más, encontraron que se podía ganar el sustento diario, porque era el vínculo que los unía con el valle de Río Abajo. Hasta hoy mismo, esta región sigue siendo rica en agricultura y en el pasado también en ganadería, incluso abarcaba lo que hoy es Calacoto.

De otra parte, Obrajes cuenta con un clima mucho más atractivo que el del resto de lo que ahora se conoce como Zona Sur. Por hallarse situado más cerca de las bellas montañas paceñas, tiene una mayor concentración de temperatura, aparte de que ellas contienen, en buena medida, los vientos cordilleranos.

Estas son buenas razones para prestarle la atención municipal que merece. Más todavía, en su suelo se construye hoy cada vez más edificios altos. Sus dos plazas, la de la Parroquia de La Exaltación y la de la Loba son atractivas, por tanto acogedoras, en particular para sus vecinos de la tercera edad.

Tanto el crecimiento urbano como la actividad comercial de Obrajes rinden buenos aportes impositivos a la Municipalidad de La Paz y, por supuesto, a Impuestos Internos. La severidad con la que se exige los pagos impositivos da lugar incluso a que pequeños negocios familiares o personales sufran clausuras. Con ello, lo que se quiere significar es que Obrajes paga impuestos. Por tanto, se hace acreedor a recibir la atención permanente de la Municipalidad, tal como ocurre con otros barrios de la ciudad.

Empero, es posible que la siguiente observación que se formula, en cuanto a todos los requerimientos que tiene Obrajes, sea de lo más elemental, pero son de enorme significación para los peatones.

Ocurre que las aceras de Obrajes se hallan en pésimo estado de conservación. Las que se encuentran en buenas condiciones es gracias a la construcción de nuevos edificios, puesto que es una exigencia justificada en estos casos.

Por lo demás, en un recorrido por las aceras de Obrajes, cualquiera se queda en la incertidumbre: ¿son de cemento, de piedra, de tierra, de ladrillo? Las cuatro condiciones están presentes, en varias aceras, por no decir en muchas.

Pero hay algo más lamentable. Ciertas esquinas, de alto tráfico peatonal, porque son las paradas más frecuentes del transporte de pasajeros, resultan ser hasta propicias para las caídas y accidentes de personas, en especial de edad mayor.

Esto ocurre, por citar algunas, en las esquinas de la avenida Siles con las calles 6 y 16. Y la calle donde está situada la sucursal de Cotel, a donde los vecinos van a pagar sus cuentas de telefonía y otros servicios, su transitabilidad es calamitosa.

En este orden de cosas, cualquier autoridad municipal que se preste a recorrer las cuatro aceras del edificio de la mismísima Subalcaldía, encontrará la precariedad de su estado. Más todavía, en lo que viene a ser la acera de esta dependencia municipal, se tiene hasta un par de huecos.

El problema, en general, no parece ser de orden financiero. Un informe de estos días dio cuenta que el municipio paceño gastó el 80 por ciento del presupuesto de la gestión que termina. Esto puede dar a suponer que si ese saldo de 20% se invirtiera en las obras que demanda Obrajes, las autoridades municipales podrían sentirse de plácemes, porque habrían cumplido con el 100% del gasto en obras que demanda la ciudad.

Al concluir estas líneas, lo más probable es que no tengan efecto alguno, pese a que se hace mucha retórica en torno a la co-participación de todos los sectores sociales en las cuestiones públicas.

Ésta, al menos, es la experiencia acumulada por esta columna de opinión. El problema de las aceras en Obrajes no excluye lo que sucede en otros barrios de la ciudad. Alguna vez, propuso que, efectivamente, es una tarea enorme y de mucho detalle, pero que había que acometerla.

Por tanto, lo que, quizás, convendría -se dijo- es que los propietarios de los inmuebles sean los responsables de la buena conservación de las aceras, a condición de que los gastos que realicen, previa constatación de los inspectores municipales, se les permita deducirlos de los impuestos. Sólo sería cuestión de poner en vigencia un Reglamento.

En toda la Zona Sur, que ha crecido tanto en los últimos tiempos, es un gran problema identificar los nombres de las calles y peor aún la numeración de los inmuebles.

Desde esta columna de opinión se planteó que debía imponerse la numeración de las vías, pues en algunos casos, como el de la calle 21, es ya un buen indicador que es lo más apropiado. Y, en las calles laterales, de cada avenida, emplear el abecedario.

En cuanto a la numeración de los inmuebles, el requisito perentorio es reordenarla, conforme a los cánones de toda ciudad que se precia de tal. Mantener la actual situación de desorden, muchas veces se torna en penosa para ubicar un número; los actuales números pueden ser mantenidos, junto a la nueva numeración, por unos 10 o 20 años, hasta que en la Municipalidad y en Derechos Reales los propietarios de los inmuebles legalicen la nueva numeración secuencial que se les aplique.

En la vida humana, como en la de las ciudades y de las naciones, no son imposibles los cambios. Atender sugerencias en este sentido debería merecer alguna acogida. Salvo que prevalezca en el municipio la indiferencia, la inoperancia y hasta quizá la irresponsabilidad burocrática.

TITULARES

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (818 Kb)      |       PDF (386 Kb)



Caricatura


Sociales

ECOJET CELEBRÓ SU PRIMER ANIVERSARIO

Ejecutivos y funcionarios de Ecojet durante el brindis de honor.