Poco Nuboso Cochabamba
Mín: 11º
Máx: 33º
Poco Nuboso Santa Cruz
Mín: 22º
Máx: 35º
Poco Nuboso Potosí
Mín: -1º
Máx: 19º
Poco Nuboso Tarija
Mín: 11º
Máx: 32º
Nuboso Beni
Mín: 23º
Máx: 36º
Poco Nuboso Oruro
Mín: -1º
Máx: 20º
Poco Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 22º
Poco Nuboso Chuquisaca
Mín: 11º
Máx: 24º

Publicidad

    



[Humberto Vacaflor]

ECONOMÍA Y FINANZAS

Mucha propaganda


Desde 2006 hasta ahora, el gobierno del MAS ha destinado al Ministerio de Comunicación la increíble suma de 4.000 millones de dólares.

 

El volumen de las exportaciones de gas natural de Bolivia cayó en 29,22 por ciento en los primeros 8 meses del año, comparados con el mismo periodo de 2018. Mientras que el valor de las exportaciones cayó en 16,88 por ciento en el mismo periodo. El total de exportación de hidrocarburos cayó en 18,19 por ciento. Según Cifras del INE, la exportación de la partida: “otros hidrocarburos” se redujo en 41,19 por ciento, comparando enero-agosto 2018 y 2019.

El precio del oro sigue en una tendencia al alza que ha visto el precio subir en 25 por ciento en los últimos 12 meses. El Banco Central de China habría cumplido 10 meses consecutivos de compras de oro físico en septiembre. El monto comprado en esta racha ya supera las 100 toneladas. En septiembre el oro alcanzó su precio más alto en 6 años. Las compras del BC de China coinciden con la guerra comercial que libra contra Estados Unidos.

El valor de las exportaciones de zinc de Bolivia entre enero y agosto de 2019 cayó en 12,89 por ciento con respecto al mismo periodo de 2018. Mientras tanto, el volumen exportado cayó en 1,5 por ciento en el mismo periodo. El precio del zinc ha estado cayendo y las operaciones mineras del mundo han respondido con innovaciones y reducciones de costo en la explotación; algo en lo que Bolivia no ha podido lograr resultados.

Eso, traducido, quiere decir que el monto ha sido destinado a la propaganda del régimen.

Las cifras salen de un estudio hecho por José Luis Parada, un economista que no pierde pisada a los gastos del gobierno, y resultan insultantes. Entre 2006 y 2018, el Ministerio de Comunicación ha ejecutado la increíble suma de Bs 27.481.000.554, lo que, convertido en dólares, significa US$ 3.940 millones.

Una auditoría, que debería hacer el partido de gobierno, observaría que fue una muy mala inversión, pues un monto tan alto tendría que asegurar al candidato por lo menos 90 % de los votos, pero no es así, según revelan las encuestas.

Esa auditoría tendría que mencionar algunas paradojas: el monto destinado en ese tiempo a la salud no llegó a US$ 1.950 millones, es decir ni siquiera fue la mitad de la propaganda.

Y lo mismo ocurrió con la educación, que recibió US$ 1.870 millones, menos de la mitad del monto recibido y usado por la propaganda.

Gobiernos anteriores tenían a su disposición lo que se llamaban “gastos reservados”, que fueron anulados por el MAS, aunque, en su reemplazo, se crearon estas partidas que en alguna columna de opinión fueron llamadas “gastos descarados”.

Pero volvamos a los 4.000 millones de dólares destinados en los últimos trece años a la propaganda. Es mucho dinero, incluso para países con grandes ingresos.

Gastar un promedio anual de 307 millones de dólares en propaganda en algo que ni siquiera el régimen nazi de Alemania llegó a hacer.

Con ese dinero se podían haber instalado 100 hospitales cada año. O 500 escuelas. No habríamos tenido que esperar hasta ahora para que se instalen las unidades de oncología, que llegan solamente porque vienen las elecciones.

Pero quien se llevó la flor en esta repartija fue la partida de Defensa, que recibió US$ 5.090 millones de dólares, o la partida de Gobierno, que dispuso de US$ 4.516 millones.

En lo que va del gobierno del MAS, el monto destinado a la propaganda podría haber servido para proyectar a Bolivia hacia el primer mundo.

O, si se quiere hablar con criterio político, tendría que haber servido para que el partido de gobierno tenga en este momento un apoyo muy próximo a 100 %, pero eso no es así. Dos auditorías están pendientes. La que debe hacer el país para saber en qué se gastaron los US$ 36.000 millones recibidos durante el boom de las materias primas, y la que tendrían que hacer los militantes del partido de gobierno, para saber en qué se gastaron 4.000 millones de dólares usados por “Comunicación”.

Las recomendaciones al gobierno de parte del FMI y de Cepal dicen que es preciso reducir el gasto público para frenar el déficit porque no quieren dar la impresión de su crisis.

El gobierno sigue contratando, pagado por adelantado, el trabajo de supuestos expertos para YPFB cuando, casualmente, la producción se ha reducido a niveles de alarma.


Competitividad cero

Según el Índice de Competitividad Global 2019, elaborado por el Foro Económico Mundial, al Venezuela vuelve a ser el país menos competitivo de la región en el puesto 133 de 141 países. Le siguen Nicaragua (109) y Bolivia (109). Los más competitivos de la región serían, Chile (33), México (48), Uruguay (54), Colombia (57), Costa Rica (62) y Perú (65).

Oportunidad perdida

“Argentina es uno de los países que más han fracasado en las últimas décadas en llevar adelante reformas estructurales que le permitan acercarse al nivel de vida de los países desarrollados”. Es el análisis de una investigación del Fondo Monetario Internacional, que pone en evidencia las oportunidades perdidas durante el auge de materias primas.

Estabilidad e inversión

María Antonieta Alva es la nueva ministra de Economía del Perú. Al asumir su cargo, anunció que el gobierno analiza la devolución del impuesto a las ventas en exploración minera y petrolera. Esta es una de las razones por las que las intenciones de inversión en Perú siguen al alza a pesar de la crisis política que dejó a país sin parlamento.

Lo bueno

Es que el gobierno anuncia que ahora el país no necesita estirar la mano para recibir dinero del exterior que sirva para el pago de los salarios de la administración pública.

Lo malo

Es que la planilla de los empleados públicos ha aumentado incluso cuando están vigentes las recomendaciones del FMI y la Cepal sobre la necesidad de reducir la planilla.

Lo feo

Es que el gobierno ha pedido prestados 100 millones de dólares a la CAF para poder pagar los salarios de los supernumerarios de la administración pública, ahora seis veces más que en 2007.

 
Revistas
Publicidad
Portada de HOY

JPG (735 Kb)      |       PDF (572 Kb)



Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.55 Bs.
1 UFV:2.31846 Bs.

Publicidad

Publicidad