Nuboso Tarija
Mín: 16º
Máx: 31º
Tormenta Eléctrica Pando
Mín: 23º
Máx: 30º
Tormenta Eléctrica Beni
Mín: 23º
Máx: 31º
Nuboso Oruro
Mín:
Máx: 21º
Nuboso Cochabamba
Mín: 13º
Máx: 27º
Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 20º
Nuboso Potosí
Mín:
Máx: 20º
Nuboso Chuquisaca
Mín: 13º
Máx: 25º

Publicidad

    


¿Industria 4.0 o Sociedad 5.0?

Antonio Pulido

Pasar de considerar como meta prioritaria una súper-tecnificada Industría 4.0 a una súper-inteligente, pero también humanista y solidaria, Sociedad 5.0 ha sido un salto decisivo que se va asimilando paso a paso.

Lo que empieza como llamada a una radical tecnificación industrial, va transformándose progresivamente en una exigencia para todo el proceso económico (Economía 4.0), para todo el proceso integrador de la economía mundial (Globalización 4.0) y culmina en una nueva visión de la sociedad en su conjunto.

Hace ya dos años dediqué un post a la nueva moda de la llamada “Industria 4.0” (https://www.antoniopulido.es/realmente-la-industria4-0/). Como indicaba entonces, la confusión hace daño al referirnos a un concepto, de gran actualidad y potencia de transformación, que se ha transformado en un hashtag de difusión mundial de primer orden: #Industry4.0. “Industry” se utiliza en muchas ocasiones más allá de las estrictas fronteras del sector secundario para referirse a todo tipo de actividad y, en particular, incluyendo servicios.

El nombre de Industria 4.0 tiene su origen en una propuesta de política industrial realizada en 2011 por el presidente de la Academia de Ciencias e Ingeniería de Alemania, pero su difusión está muy unida al World Economic Forum y al libro de su fundador, Klaus Schwab: The Fourth Industrial Revolution, 2016.

La Primera Revolución Industrial (1RI) del Siglo XVIII con sus innovaciones mecánicas y de vapor, se considera que tuvo un nuevo impulso en los inicios del Siglo XX (2RI) de la mano de la electricidad y las técnicas de producción masiva. La 3RI llega después de la Segunda Guerra Mundial con la transformación informática que supone el uso de ordenadores. La novedad del momento está en proponer que ya está en marcha una Cuarta Revolución Industrial (4RI o Industria4.0) a través de una creciente e interconectada digitalización.

Para algunos era sólo una nueva denominación con impacto, que podía caer en la exageración aprovechando algunas peculiaridades de la rápida innovación tecnológica y social. Para otros, entre los cuales me incluía, era ya un toque de atención imprescindible sobre el futuro inmediato para gobiernos, empresas y para la sociedad en su conjunto.

En el Foro Económico Mundial de Davos de enero de 2018, ya se utiliza la denominación Globalización 4.0 para rediseñar un proceso que ha producido también efectos de “amplia inseguridad y frustración” que parece exigir acciones correctoras para hacerlo más inclusivo (reciente Cumbre G-20 de Buenos Aires). Como indicaba hace poco Andrés Ortega, investigador del Real Instituto Elcano, (https://blog.realinstitutoelcano.org/globalizacion-4-0-centrada-en-personas/): “hay al menos una toma de conciencia más general, ante el presente y de cara a construir una sociedad futura que gire en torno a las personas, humano-céntrica, y no en torno a las cosas, por muy tecnológicamente avanzadas que sean”.

Ya en 2016 la Federación empresarial de Japón (Keidanren) elaboró un primer documento (http://www.keidanren.or.jp/en/policy/2016/029_outline.pdf) titulado Hacia la realización de una nueva economía y sociedad. Reforma de economía y sociedad para profundizar en la “Sociedad 5.0”. Suponía marcar como objetivo alcanzar el nivel 5 de Sociedad súper-inteligente, tras la evolución desde las sociedades de la caza, agraria, industrial y de la sociedad de la información de finales del Siglo XX.

Para alcanzar este nuevo nivel, la iniciativa japonesa detecta cinco murallas de contención a derribar (https://www.i-scoop.eu/industry-4-0-society-5-0/):

Administración Pública, que se implique en una auténtica estrategia nacional.

Sistema legal, que incentive la implementación de técnicas avanzadas.

Marco tecnológico, desde una política agresiva de I+D hasta los “fundamentos del conocimiento” y la protección de los principales avances tecnológicos y sus impactos.

Recursos humanos, con una adecuada reforma educativa y de gestión de recursos humanos en habilidades digitales avanzadas.

Aceptación e implicación social (la gran muralla), considerando aspectos incluso éticos sobre la relación hombre-máquina o filosóficos sobre aspectos tales como la felicidad individual.

Aunque puede haber componentes de marketing de ideas y “postureo” en algunas de las iniciativas para vincular cambio tecnológico, económico y social, personalmente creo que es imprescindible mantener un enfoque amplio y socialmente comprometido de la innovación. Destacar sólo los aspectos económicos positivos del cambio tecnológico sería una visión miope y contraproducente. Los cambios tecnológicos tienen también un coste social que, además, pueden distribuirse muy desigualmente entre países, empresas o personas. Anticipar, atender y paliar esos efectos es una garantía imprescindible para conseguir esa necesaria aceptación e implicación social.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

Ibercampus.es

 
Revistas

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (769 Kb)      |       PDF (465 Kb)



Caricatura


Sociales

Muestra conjunta en el arte-espacio MIC

SHARON PÉREZ PROMOCIONA Y VALORA EN SUS OBRAS LOS DERECHOS DEL PUEBLO AFROBOLIVIANO.


Publicidad