Tormenta Eléctrica Chuquisaca
Mín: 14º
Máx: 21º
Nuboso Cochabamba
Mín: 13º
Máx: 30º
Nuboso La Paz
Mín:
Máx: 20º
Lluvia Oruro
Mín:
Máx: 20º
Tormenta Eléctrica Tarija
Mín: 16º
Máx: 23º
Tormenta Eléctrica Potosí
Mín:
Máx: 18º
Poco Nuboso Pando
Mín: 21º
Máx: 33º
Tormenta Eléctrica Santa Cruz
Mín: 23º
Máx: 32º

Publicidad

    



[David Foronda]

Prohibir el culto al nombre e imagen


La noticia llegó desde Costa Rica el 26 de junio de 2014: “Presidente de Costa Rica prohíbe el culto a su nombre e imagen”. Sobre el tema escribí un artículo que fue publicado en la prensa nacional. Partes sobresalientes de esa información, originada en el país centroamericano, subrayaban: “Luis Guillermo Solís, presidente de dicha nación emitió un decreto que prohíbe la inclusión de su nombre en placas en lugares de obras públicas, como inauguraciones de puentes, carreteras y edificios. También dijo que no quería que su retrato fuera colgado en oficinas del gobierno. Solís, que asumió la presidencia el pasado mes, expresó que el culto a la imagen del presidente era cosa del pasado. La victoria electoral de Solís, un académico de izquierda, sorprendió al ser contra candidatos de los dos partidos que han dominado la política costarricense durante los últimos 50 años. Su campaña se basó en la promesa de traer transparencia”.

Por supuesto que en esa gestión, en Bolivia continuaba en el poder quien ahora se halla refugiado en la Argentina, cuyo nombre e imagen eran situados en obras públicas, oficinas, y cuanto sitio pudiesen, en capitales, y en todas las áreas rurales. Cuadros en los que ostentaba los distintivos de la investidura presidencial, se los encontraba en todo ambiente de las reparticiones estatales. La columna de opinión publicada entonces, digamos que no le hizo la mínima mella, fuera de haber acarreado miradas nada amigables de testaferros de ese régimen.

Pues, bien, ¿por qué no se debe utilizar el nombre e imagen de un mandatario en tales obras?, lo explicó así dicho régimen: la decisión de eliminar el nombre del gobierno de obras de infraestructura que se construyan se justifica porque éstas se erigen con “el aporte de todo el pueblo de Costa Rica”. Eliminamos las fotografías porque el presidente no quiere que le rindan pleitesía, dijo Melvin Jiménez, titular de la Presidencia. “Aunque esta normativa se dio a conocer esta semana, entró a regir a partir del 9 de mayo, un día después de que Solís tomó el poder, y estará vigente hasta el 8 de mayo de 2018, el último día de la actual administración”.

Según Jiménez, “Solís considera que él es un costarricense más y no quiere culto a su persona. En cuanto a la decisión de que su apellido no aparezca en obras públicas nuevas, manifestó que el presidente quiere que los ciudadanos sepan que quien hace posible construir toda infraestructura no es el gobierno sino el dinero de los impuestos de todos los contribuyentes. Es por eso que las placas conmemorativas sólo llevarán la fecha de construcción”.

“Esta decisión fue recibida con beneplácito por la población, y principalmente por los jóvenes de Costa Rica, que no comulgan con los caciquismos o caudillismos que a veces imperan en América Latina”, expresó Francisco Barahona, analista político y catedrático de la Universidad costarricense. Según Barahona, esta medida de Solís va en concordancia con los postulados de la agrupación política que lo llevó al poder, que predica que la soberanía está en la acción de los movimientos sociales, no en figuras específicas.

Se recordó asimismo que esta no es la primera vez que un presidente de Costa Rica decide eliminar el nombre de su administración de las placas conmemorativas de obras públicas nuevas. Anteriormente ya lo había hecho el presidente Rodrigo Carazo, quien gobernó entre 1978 y 1982. En ese entonces, Carazo mandó a colocar placas en las nuevas obras que decían: “Construido por el pueblo de Costa Rica”. Lo que sí es una total novedad es el hecho de que Solís haya eliminado que sus retratos estén presentes en las oficinas públicas.

Cuánta diferencia respecto a las actitudes del dirigente cocalero a quien, al parecer, le gustaba que sus parciales le rindan pleitesía por cualquier cosa baladí, con el único fin de auto complacerse, atosigado ya por un ego “tamaño catedral”, lo que era lindante con un “llunquerío” (adulación) de nunca acabar de su entorno, al extremo de que le hacían creer que si ya no estaría en el gobierno se esconderían hasta el sol y la luna. Los políticos de nuestro país tienen que tomar en cuenta esas posturas y actitudes plausibles, como la de Luis Guillermo Solís, sean alcaldes, gobernadores, o presidentes, puesto que las obras que entregan no las hacen con dinero de sus bolsillos y no hay por qué estar viendo sus rostros machaconamente sobre todo en las redes televisivas, a cualquier hora del día o la noche. Así que “a prohibir el culto al nombre e imagen”, ¿no le parece?

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Usurpado el 7 de octubre de 1970, por defender
la libertad y la justicia.
Reinició sus ediciones el primero de septiembre de 1971.

EL DIARIO
Decano de la Prensa Nacional
Miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa y la Asociación Nacional de Prensa.

Dirección:

Antonio Carrasco Guzmán
Presidente del Consejo de Administración

Jorge Carrasco Guzmán
Gerente General

Rodrigo Ticona Espinoza
Jefe de Redacción

"La prensa hace luz en las tinieblas
y todo cuanto existe de progreso en el mundo
se debe a su inagotable labor"...

JOSÉ CARRASCO


Publicidad
Portada de HOY

JPG (821 Kb)      |       PDF (320 Kb)



Caricatura


Sociales

Clavesol estrenó su primer disco

LA ORQUESTA INFANTOJUVENIL DE BANCO SOL.


Publicidad