Tormenta Eléctrica Potosí
Mín:
Máx: 17º
Nuboso Santa Cruz
Mín: 22º
Máx: 31º
Nuboso Beni
Mín: 24º
Máx: 30º
Tormenta Eléctrica Tarija
Mín: 16º
Máx: 27º
Tormenta Eléctrica Chuquisaca
Mín: 14º
Máx: 21º
Tormenta Eléctrica Oruro
Mín:
Máx: 19º
Tormenta Eléctrica Cochabamba
Mín: 13º
Máx: 27º
Nuboso Pando
Mín: 23º
Máx: 30º

Publicidad

    


Expresidente organiza levantamiento armado

> A través de sus redes sociales, Jorge Tuto Quiroga, Carlos Mesa y Oscar Ortiz, condenaron la intención del exmandatario


CAPTURA DE PANTALLA DEL VIDEO DONDE SE ESCUCHA UNA CONVERSACIÓN ENTRE EL EXPRESIDENTE Y FAUSTINO YUCRA.
 GALERÍA(6)

Luego que el expresidente Evo Morales advirtiera, desde su refugio en Argentina, con organizar milicias armadas como las que operan en Venezuela, cuando retorne a Bolivia, el abogado Eduardo León aseguró que la exautoridad incurrió en los delitos de traición y alzamiento armado que se castiga con 30 años de prisión, sin derecho a indulto.

“Si de acá a poco tiempo, si volvería o alguien vuelva, hay que organizar como Venezuela milicias armadas del pueblo”, aseguró Morales, ayer, en un mensaje transmitido por radio Kawsachun Coca.

Morales se refirió a la Milicia Bolivariana, que son grupos paramilitares que respaldan al régimen de Nicolás Maduro. Generan muerte en ese país, pues además de ser grupos de choque, también ejecutan a jóvenes opositores políticos en callejones a título de que éstos estaban incurriendo en algún delito o andaban armados.

Asimismo, el expresidente dijo que fue un “un error garrafal” no tener un “plan B” ante los conflictos poselectorales, suscitados en el país en octubre de 2019, que terminaron con su salida del país, tras revelarse el fraude electoral en favor de su candidatura.

DOS DELITOS

Al respecto el abogado Eduardo León aseguró que el Ministerio Público debe iniciar otro proceso contra el expresidente, por los delitos de traición y levantamiento armado, que están establecidos en el Código Penal.

“El boliviano que tomare armas contra la patria, se uniere a sus enemigos, les prestare ayuda, o se hallare en complicidad con el enemigo durante el estado de guerra extranjera, será sancionado con treinta años de presidio sin derecho a indulto”, señala el artículo 109 del Código Penal Boliviano.

El jurista precisó que al margen de que Morales esté haciendo una apología del delito, está convocando a una rebelión interna ya no solamente contra el Gobierno constitucionalmente constituido, sino contra la seguridad del Estado, lo que ameritaría que se abriera otro proceso en su contra.

“La convocatoria que hace Morales es un acto abiertamente criminal, ya no simplemente se está hablando de una tentativa, sino de una convocatoria abierta, pública, a cometerse actos delictivos. En esta circunstancia, todas las personas que vayan a obedecer o a seguir, tienen que ser inmediatamente aprehendidos, independientemente de quienes sean”, aseveró.

León aseguró que es imposible que esta convocatoria no tenga eco, tomando en cuenta que existe una rearticulación de niveles radicales y de los que en algún momento se consideraban moderados, del Movimiento Al Socialismo (MAS), quienes están dando muestras de un conjunto de actos que fueron armados para lograr una desestabilización y frenar las elecciones, como pretende Morales.

“Los delitos no solamente pueden ser delitos materiales, en este caso el Ministerio Público, tiene el conocimiento de que se está convocando a un proceso de rebelión y alzamiento armado, por lo que tiene que tomar todas las medidas de seguridad a fin de evitar todo ello, porque el Ministerio Público no solo actúa a nombre del Estado y la sociedad, sino resguarda la seguridad de todos los bolivianos”, apuntó.

En ese marco, León sugirió que se haga una representación ante el Gobierno argentino y la Organización de Naciones Unidas (ONU) porque no se puede tolerar que una persona amparada en un supuesto refugio, pueda convocar a que haya un alzamiento armado.

“Éste como todos los delitos, se constituyen en delitos de lesa humanidad porque se estaría pretendiendo atentar contra un conjunto de ciudadanos que estarían en Bolivia”, aseguró.

POLÍTICOS

A través de sus redes sociales, los expresidentes Jorge Tuto Quiroga y Carlos Mesa, además del senador de Unidad Demócrata (UD), Oscar Ortiz condenaron la intención de Morales.

Quiroga ahora candidato presidencial respondió a través de su cuenta twitter que “el cocalero del Chapare siempre defendió su cocaína con violencia, torturando y asesinando erradicadores”.

Recordó que en noviembre llamó a estrangular y quemar Bolivia, ahora “el prófugo cobarde anuncia ataque miliciano y denunció que el presidente de Argentina Alberto Fernández “protege a criminal que acabará en Habana o la cana”.

Carlos Mesa manifestó que Evo Morales “primero quiso cercar las ciudades y ahora sugiere armar grupos irregulares y violentos para enfrentar a los bolivianos y a las Fuerzas Armadas. Estas amenazas recurrentes muestran las verdaderas intenciones de Evo Morales y deben parar” dijo a través de su Twitter.

El senador de Unidad Demócrata (UD), Oscar Ortiz escribió: “Quiere volver para organizar milicias y no salir nunca más del gobierno. Con Evo o sin Evo de candidato, la amenaza del MAS es la misma”.

SEDICIÓN

Desde la renuncia de Evo Morales, los grupos que lo defienden desataron una ola de quemas, saqueos y amedrentamientos, principalmente en las ciudades de La Paz y El Alto.

La turba que rebasó en cantidad a la Policía, amenazó con una guerra civil, y el Director Departamental de la Policía pidió la ayuda del Comandante de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, quien puso en marcha el plan Sebastián Pagador, después de varias horas de terror que vivieron los ciudadanos.

El 2 de diciembre, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó un diagrama de vínculos de una presunta organización terrorista, en la que se encuentran personas allegadas a grupos internacionales e incluso miembros del Ejército Bolivariano de Venezuela, quienes habrían estado detrás de todos los hechos vandálicos que se registraron en el país.

Después de varias investigaciones, la Fiscalía emitió una orden de aprehensión en contra de la exministra de Culturas y Turismo Wilma Alanoca por la denuncia de instigación a actos de violencias, tras la detención de exfuncionarios de esa cartera de Estado en posesión de explosivos caseros.

El 25 de noviembre, el Ministerio Público emitió una orden de aprehensión contra el exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, por los delitos de sedición, instigación a delinquir y terrorismo.

El 22 de noviembre, el excandidato a diputado por el MAS Jesús Vera fue enviado a la cárcel de San Pedro, porque habría sido el autor de la quema de más de 64 buses de transporte municipal PumaKatari.

El 11 de diciembre, Humberto Claure, exinterventor de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), fue enviado con detención preventiva, porque habría permitido el uso de vehículos de la firma para el traslado de vándalos que causaron destrozos en la zona Sur de La Paz.

El 18 de diciembre, el Ministerio Público, emitió una orden de aprehensión contra el exmandatario boliviano que permanece como refugiado político en territorio argentino desde el pasado 12 de diciembre, fecha en la que arribó a ese país luego de abandonar México, nación donde se encontraba asilado desde su salida de Bolivia, asediado por las denuncias de fraude electoral.

Morales fue denunciado por sedición y terrorismo, después de que se difundiera un audio en el que se escucha presuntamente su voz en contacto con un dirigente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Faustino Yucra, coordinando y ordenando el cerco a ciudades capitales para impedir el paso de alimentos.

El jueves 9 de enero, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, formalizó por escrito una solicitud a Interpol para que se active la Notificación Roja, contra Evo Morales por el caso de terrorismo y sedición.

 
Revistas
  • 8
  • 7
  • 6
  • 4
  • 3

Más información

Publicidad
Portada de HOY

JPG (832 Kb)      |       PDF (332 Kb)



Cotizaciones
1 Dólar:6.96 Bs.
1 Euro:7.62 Bs.
1 UFV:2.33424 Bs.

Publicidad

Publicidad